domingo, 31 de enero de 2016

¿Cuál es mi propósito de vida? Me gusta todo y nunca termino nada

He sido vegetariana, chelista, gimnasta, misionera, budista, rastafari, skater, buza, he expuesto pinturas y he escrito muchas líneas, soy ingeniero de sonido, comunicadora y tengo un MBA en cultura, he sido ejecutiva y he tenido el cabello teñido de rosado, trabajo desde hace 11 años y tuve que borrar algunos empleos en mi CV para que en recursos humanos no pensaran que yo era inestable. Se de finanzas y se de iluminación, se de estética y se de holística… y no tengo ni la más remota idea de cuál es mi propósito de vida…



A los 27 años tuve una crisis de identidad casi como si fuera adolescente… la idea de comprometerme con una sola cosa para dedicarme a ello toda la vida me causaba una ansiedad terrible. Porque la sensación de estar perdiéndome algo me angustiaba. Si la vida es un buffet maravilloso ¿porque tengo que conformarme con un pequeño platito y colocar solo una comida allí por el resto de mi vida?

El punto es que  ya no era adolescente, ya era adulta y algo debía estar mal en mí, me auto-diagnostiqué con alguna fobia al compromiso, inestabilidad emocional, inmadurez… veía esas citas inspiradoras de “lucha por tu sueño, trabaja duro y serás exitoso” y me perdía un poco más. Trataba de conectarme con mi niña interior y le preguntaba “¿Qué quieres ser cuándo seas grande?” y obtenía múltiples respuestas también… todas me parecían maravillosas y angustiantes.

Fui hasta Nepal e hice un retiro espiritual con un monje budista, fui a astrólogos y psicólogos buscando respuestas, quería sentir eso que en las películas de Hollywood  muestran: el protagonista sabe su vocación y lucha incansablemente por ella. Y yo no tengo miedo a trabajar duro, simplemente no sabía por qué debía trabajar exactamente.



Desde hace un par de años, me he dedicado a buscar las respuestas dentro de mí, busco ser amable conmigo y escucharme. Es un trabajo interesante. Escuchar mi diálogo interno y estar consciente de él. Ya no veo mi caja de proyectos sin culminar como algo negativo. Resulta que cada cosa que he aprendido me ha dado habilidades que me hacen única, incluso si no la culminé.
Y aunque todavía no se cuál es mi propósito de vida, quiero compartir esta epifanía que tuve porque si me dio paz a mí quizá podría darle paz a cualquier persona que se haya sentido alguna vez así:

El problema no es la respuesta. El problema es la pregunta

Cuando preguntamos ¿Qué quieres ser cuándo seas grande? Estás obligando a quien responde a que elija sólo una cosa y estás negado un universo de posibilidades.

Estamos en una era donde las cosas se hacen de modo totalmente distinto a la generación de nuestros padres y abuelos. Estamos en la era de las fusiones, géneros musicales, comidas, arte, empresas, casi nada resulta purista en nuestros días. Estamos en la era de la globalización, incluso es la primera vez en la historia de la humanidad en que una parte tan grande de la población no se identifican con una patria como tal: Son hijos de un padre latino una madre asiática, nacieron en los Estados Unidos, estudiaron en Irlanda y aman sus 4 culturas. Estamos en la era de la diversidad y la aceptación. Donde vemos modelos de talle grande, con vitíligo o síndrome de Down en las pasarelas de alta costura. Estamos en una era de matices donde hay espacio para todos o donde al menos se está luchando para que lo haya.

Y por supuesto que las profesiones no escapan a ello:
Los artistas de Hollywood son directores, actores, productores y guionistas.
Los emprendedores son profesores, bloggers, cheff, diseñadores y jurados.
Vemos a comediantes que ganan las elecciones y resultan presidentes de un país y así un sinfín de ejemplos. Basta con tomar la biografía de algún personaje que amemos y veremos la fusión allí.

Así que si tienes en tu haber un sinfín de pasiones y estás lleno de curiosidad estás en la era adecuada para ser exitoso. El tema es tener la inteligencia emocional para canalizar toda esa energía porque tampoco se trata de ser medusas por la vida y estar 3 meses de cosa en cosa sin llegar a nada nunca.


¿Cómo evito ser una medusa y saco lo mejor de mí?

En primer lugar reconocer que como este tipo de personas tenemos estas habilidades:

·      Rápida Adaptación: Alguien que haya estudiado varias carreras o ha tenido muchos trabajos se ha rodeado de equipos multiculturales y tiene habilidades abstractas y analíticas vs. Alguien que lleva 10 años envuelto en una estructura determinada.
·      Rápido Aprendizaje: Se ha desarrollado la habilidad de aprender algo de forma eficaz para dominarlo Se hace uso de aprendizajes random para resolver situaciones. Se hacen analogías muy interesantes.
·      Tendencia natural a la creatividad: Tiene procesos de pensamiento lateral, su curiosidad constante lo mantiene fresco y actualizado.

Así que si eres una persona multipropósito aprende a amar tu valor para que puedas venderte a ti mismo en el mundo profesional.

En segundo lugar si quieres construir una profesión única como tú debes saber quién eres y lo que te hace valioso:

·      ¿Quién eres?: Escucha tu diálogo interno. Toma nota de las cosas que hacen que tu corazón lata más rápido. Se consciente de las cosas que apagan tu corazón y te hacen sentir deprimido. ¿Quiénes te inspiran? ¿Qué llama tu atención? Cuando te ves divagando en internet ¿en qué tipo de páginas navegas?
·      ¿Qué te hace único?: Toma nota de aquello que te sale naturalmente bien, oye a las personas que te rodean ¿en qué cosas te piden ayuda? ¿qué te pagarían por hacer porque saben que haces bien? ¿Qué cosas haces que hacen que te ganes una felicitación? En serio, haz una lista, algo así como un CV de talento. Eres el único que puede saber estás respuestas. Obsérvate de forma objetiva.

Finalmente entiende que tu entorno puede ayudarte a enfocarte:

·      Rodeáte de personas exitosas o que te inspiren: Sacarán lo mejor de ti. Harás contactos y surgirán nuevos proyectos con personas que saben quién eres y qué podrías hacer por ellos. Te ayudarán a aprovechar tu potencial.
·      Cumple pequeños sueños: Ve cumpliendo tus sueños. Así parezcan inconexos y no sea un solo sueño trascendental. Un día se unirán los puntos y todo tendrá sentido (Maravilloso discurso de Steve Jobs)
·      Haz algo por alguien o por una causa noble: Cuando te dedicas a hacer cosas por una causa noble te sientes parte de algo más grande, tu espíritu se alimenta, al entregarte a algo que está por encima de ti dejas de pensar tanto y te conectas con tu ser auténtico y este es un modo asertivo de conectarte con tu propósito de vida.

Hay espacio para ti en este mundo. Eres único y eso es lo que todos queremos ver. El criticarte no te hará mejor persona, el contrario te asustará, disminuirá tu autoestima y no te conectará con tu potencial. Cambia tu diálogo interno, felicítate cuando hagas algo bien y enfócate en las cosas positivas. Actúa como tu mejor amigo.  Háblate como esperarías que un amigo te hablara. Deja de decirte frases como “no soy suficiente”, “no valgo” “nunca voy a lograr nada” “soy un desastre” porque eso solo te hará sentir mal. Entiende que el único modo de sacar lo mejor de ti es conociéndote, aceptándote y amándote tal y como eres. Si haces eso el mundo también lo hará.

sábado, 1 de agosto de 2015

Frutas exóticas de Venezuela y el costo de un mango alrededor del mundo



“Eres tan tan tan… Caribeña”

Así me describió una vez una amiga suiza (cosa que me encantó).  Al llegar a Buenos Aires descubrí que a mi novio también le llamaban así. Y no es que tengamos algo de particular sino que simplemente lo que para nosotros es normal y damos por sentado para otras culturas puede llegar a ser exótico.

Exótico. Adjetivo
1.
[país, lugar] Que es lejano y muy distinto con respecto al que se toma como referencia, que suele ser el propio.
"ha viajado por países exóticos de Asia"
2.
Que procede de un país o cultura lejanos y desconocidos.
"productos exóticos; costumbres exóticas"

En algo que noté inmediatamente ese adjetivo fue en las frutas, haber crecido en el trópico es haberlo hecho en diversidad y prosperidad de frutas durante todo el año. Tomar jugos de todo tipo de frutas con mucha frecuencia (aquí puedes ver La ruta de los jugos de Caracas) y tener fruta económica y hasta gratis por su facilidad de cosecharse.

Así que hice una pequeña recopilación de Frutas venezolanas que son exóticas en otros países.

¿Cuáles has probado?


1. Ciruela de huesito
(Spondias purpurea) Es un árbol frutal que crece en las zonas tropicales de América, desde México hasta Brasil.




2. Guanábana

(Annona muricata) Sus propiedades curativas son tan importantes que se consiguen en pastillas y otros derivados en las farmacias y centros de sanación alrededor del mundo.
Mi versión favorita es el granizado de guanábana enla UCV

















3. Parchita



Fotografía tomada del Blog Mirando al Ávila


4. Chirimoya



5. Tamarindo

Mi versión favorita el heladito de Sabas Nieves

































6. Parcha

Tiene una textura muy parecida a la parchita pero de sabor es dulce y su cáscara es lisa por fuera.


7. Cambur

En Venezuela existen muchas variedades. En Apuntesdecocina.com nos ofrecen esta lista: titiaro, cuyaco, pineo enano, pineo gigante, concha verde, valery, cuyaco-pineo, gigante o lacatán, cambur morado, morado verde o injerto, cambur negro o criollo, plátano hartón, hartón enano, plátano dominico, dominico topocho, cambur ácido, cambur manzano, tornasol, mysore, topocho verde, topocho cenizo, topocho enano, ice cream, pelipita.

Topocho

 
Titiaro

8. Aguacate  
          
En Venezuela el Aguacate es de un tipo bastante grande, a diferencia de Madrid o Buenos Aires. Su sabor es más sutil pero su textura es mas “mantequillosa”.



9. Mamón
Porque un viaje por carretera sin comprar mamón no es viaje por carretera.



10. Guayaba



11. Granada



11. Zapote



12. Níspero



13. Tomate de árbol


14. Tuna


15. Mango

Haré un apartado especial con el Mango porque resulta que en mi casa habían 2 árboles y de Mayo a Agosto comenzaba la cosecha, llegaba un punto en que había tantos mangos que todos los días recogíamos, hacíamos jugo, dulce, ensalada, chutney y comíamos todo el tiempo y aún así sacábamos muchas bolsas para regalar y aún así a veces hasta se podrían en el suelo porque no dábamos abasto. Así que mis amigos y familia alrededor del mundo (los amo y se los agradezco) me enviaron estas fotos.

El país donde podemos conseguir el mango más barato (aparte del patio de mi casa) es en Filipinas donde vale 0.42$ y el más costoso es en Noruega donde vale 5$. 

En la isla de Kyushu al suroeste de Japón, todos los años hacen una subasta de la temporada en Miyazaki. Este año pagaron 2.500 dólares por este par de mangos (tienen la etiqueta de calidad Taiyo no Tamago que significa "huevos de sol"). 



 Y ahora sí, la infografía (los precios están en USD). Si conoces cómo se cotiza el mango en alguna otra ciudad por favor compártelo :) 

viernes, 10 de julio de 2015

The Shadow Campaign // Sun Dog



Con mis posts siempre recibo retroalimentaciones y reflexiones y eso es simplemente mágico.


Hoy en mi Instagram hablé de elegir con amor los mensajes que consumimos diariamente. Porque nuestro espiritu merece ser alimentado con cosas que lo hagan crecer.



Emoticono heart Gracias @Nayeli4r por hacerme llegar este video.

domingo, 5 de julio de 2015

¿Quién eres realmente?

En este momento, yo debería estar casada, sí, debí haberme casado en la iglesia del colegio María Auxiliadora de Altamira y debí haber tenido una fiesta con hora loca, zanqueros y un video de al Agua Producciones. ¿Por qué? Porque soy mujer, porque tengo casi 30 años, porque ya me gradué del postgrado, porque soy de una familia muy cristiana y conservadora, mi novio es del Colegio San Ignacio, su hermano es cura, tiene 31 años, también tiene un postgrado y tiene un buen trabajo en otro país fuera de Venezuela… La historia de muchas de mis amigas, la historia de muchas mujeres caraqueñas contemporáneas a mí en fin.. la historia de mi timeline de Facebook.


Pero la verdad es que no estoy casada y aún no quiero. No me malinterpreten, quiero hacerlo eventualmente porque creo en la familia como institución, porque quiero tener hijos y quiero que crezcan en un hogar con esa estructura y con buenos valores cristianos y humanos. Pero quiero querer, quiero que mi novio quiera, quiero sentirme lista  quiero que sea a nuestro tiempo y a nuestro modo.

Darme cuenta de esto no fue fácil. Para nada, de hecho fue toda una crisis.

Antes de mudarme de Venezuela, estaba en una dura montaña rusa emocional, era todo a la vez, el duelo por dejar a mi familia, a mis amigos y a mi país, todos los papeles con los que tenía que lidiar, manejar el dinero, mis amigas también en lo suyo cada una tomando un rumbo distinto, la situación del país, las colas, la escasez, los miedos, las incertidumbres, me estaban amenazando con secuestrarme y fui victima de extorción por parte de un compañero… También hubo cosas hermosísimas y cada viaje que hice en esas últimas semanas quise tatuarlo en mis ojos y en mi alma. A mi país y a mi gente. ¿Qué qué tiene que ver todo esto con el tema de las bodas? Que encima de todo lo que estaba viviendo, me atormentaba y no me dejaba dormir, el hecho de que no estaba casada, de que sentía que me estaba yendo por la puerta de al lado y no por la puerta de enfrente como “todas” mis amigas, como “todas” mis compañeras del colegio en fin… como “todo” mi timeline de Facebook.

Sentí mucha presión por hacer las cosas de ese modo, incluso por parte de mis amigas. Y por supuesto, en aquel lío emocional llamaba a mi novio y lo presionaba, empecé a pensar que él no me quería, que no quería pasar el resto de su vida conmigo, dejé de ver todas las cosas que estábamos haciendo juntos y todo nuestro futuro solo porque no tenía un anillo aún para mostrar en instagram. Empecé a desconectarme de mi misma porque yo no era lo que la sociedad me pedía que fuera. Y eso me causaba sufrimiento.

Un día una persona me dijo “¿Para qué va a comprar la vaca si ya tiene la leche gratis?” y esa frase fue la que me despertó. En primer lugar yo no soy una vaca. Yo soy yo y he estado trabajando muchísimo en valorarme y en amarme estos últimos años como para sentirme una vaca que solo da leche. En segundo lugar, sé quién es él, porque lo elegí CONSCIENTEMENTE. Porque estoy con él por las razones adecuadas, porque ME AMÉ Y DESPUÉS fue que lo amé a él. No lo elegí por miedo a estar sola, no lo elegí por que peor sería nada, no lo elegí porque tengo problemas afectivos… No, lo elegí y lo elijo cada día porque me amo, porque lo amo y porque nos amo. Porque creo que nos va mejor juntos que separados y porque tenemos valores y principios similares y un plan de vida a futuro compatible.  Y eso no tiene que ver ni con vacas ni con anillos. Yo sé que tenemos un compromiso y que todo va a llegar.

Así que en plena montaña rusa de emigrante en vías al concubinato me detuve por un instante y respiré. ¿Qué quiero yo? Sin importar mi edad, mi condición cultural o social… ¿Qué quiero yo? Y la respuesta fue esta: Quiero hacer las cosas un poco más calmadamente. Quiero vivir esta aventura con mi apellido antes de pasar a ser “de” alguien. Quiero estar segura para cuando finalmente llegue ese momento. Y en ese momento solté y me sentí libre.

A veces veo a esas chicas rebeldes que mandan a la sociedad a la porra y no les importa nada y las admiro pero yo tampoco soy esa persona. Estoy en algún punto medio, yo lloro con Say yes to the dress pero jamás le daría a mi novio un ultimátum sólo porque “ya nos toca” según los estándares que ha creado la sociedad.

¿Quién soy yo?
¿Quién debería ser yo según la sociedad?

Muchas veces entre estas 2 preguntas hay una distancia bastante grande. Descubrir quién soy yo y efectivamente serlo es volverme auténtica. Pero resulta que quitarse esas capas que la sociedad nos ha impuesto nos va dejando como desnudos, nos muestra vulnerables. Al principio es doloroso pero una vez que eres tú ya no hay vuelta atrás, ya has comenzado un camino de consciencia, de sanación,  de aceptación y de amor propio. Y eso es sin dudas, el camino a la felicidad, al amor y al éxito.

¿Quién eres realmente?

Que todos los seres sean libres y felices.

domingo, 21 de junio de 2015

¿Quieres tener una pareja perfecta?: Haz una lista

Quien me conoce sabe que no me gusta generalizar pero hoy me voy a dar esa licencia. Creo que los hombres son mucho más románticos que las mujeres.

Por 2 razones:
  1. Quizá es un tema biológico y de supervivencia de la especie pero a los hombres les cuesta rato enamorarse, puede probar varias relaciones o incluso tardar muuuuuucho tiempo con alguien antes de sentir que realmente esa mujer es The One. Mientras que las mujeres nos enamoramos mucho mas rápido. Casi que en la primera cita ya nos estamos imaginando la casa, el perrito y la familia. Por lo tanto, cuando un hombre elige al amor de su vida quizá puede ser más sincero, mas romántico y en definitiva mucho menos frecuente de lo que puede pasarle a una mujer.
  2. La lista de cosas que debe tener esa mujer perfecta es bastante básica no pasará 10 ítems (seguramente ni se le ocurren) que sea bonita, cariñosa, que sea buena madre y no se, que sea simpática y le gusten viajar, por ejemplo. Pero la lista de nosotras suele ser larguísima.

Entonces viene la eterna paradoja. Tenemos una lista larguísima pero nos enamoramos de algún potencial sin conocerlo realmente bien. ¿Conclusión? A menos que nos hayamos ganado la lotería cósmica, estamos eternamente esperando que esa persona cambie. Y eso resulta desgastante para ambos.



¿Quieres tener la pareja perfecta?

Conviértete en esa persona.

¿Cómo empiezas?

Un buen modo de comenzar es con este ejercicio.

Haz una lista de las cosas que deseas en esa persona ideal. Desde lo más tonto hasta lo más trascendental. No te avergüences de lo que colocas, conócete y se amable contigo. Si tu no eres capaz de serlo ¿quién lo hará?

Por ejemplo yo coloqué en mi lista entre otras cosas lo siguiente:

Quiero una pareja que me mantenga inspirada.
Quiero una pareja exitosa y con la capacidad de proveerme.
Quiero que compre me flores y detalles con frecuencia.

Luego, lee cada ítem y reflexiona sobre lo que estás colocando. Quédate con aquello que no es negociable para ti.

Por ejemplo pregúntate si realmente que te compren flores es TAN  importante o si es una razón infantil que se quedó guardada como creencia desde que estabas en el colegio y ahora está un poco obsoleta. Realmente a mis 30 años no quiero que me regalen flores todos los días, yo quiero construir un hogar y que crezcamos como adultos y nos conectemos diariamente. Si comienzo una pelea y dejo que mi ego patalee por flores es no querer crecer ni evolucionar. Así que ese ítem lo eliminé de la lista.

Una vez que te quedas con una lista más esencial, debes TRANSFORMARLA en ti. Por ejemplo:

Quiero una pareja exitosa con la capacidad de proveerme = YO SOY una persona exitosa con la capacidad de proveerme todo aquello que puedo necesitar material y emocionalmente.

Quiero una pareja que me mantenga inspirada = YO TENGO LA CAPACIDAD de mantenerme inspirada porque soy un ser creativo.

Y así con cada ítem.

 ¿Por qué funciona?

Porque atraemos lo que SOMOS, no lo que QUISIERAMOS ser. Si quieres alguien exitoso en tu vida tienes que CREER QUE TÚ PUEDES SER EXITOSO. Me sorprendió descubrir lo poco que creo en mí muchas veces. Me sorprendió descubrir que estaba buscando que alguien me llenara y ESO ES IMPOSIBLE. Las parejas son para nutrirse y crecer juntos como unos buenos socios, no para que uno cargue al otro a lo largo de la vida.

Si yo espero parecerle atractiva a mi pareja y no me lo creo, él puede pasarse la vida diciéndome lo bella que soy y yo pensaré que está mintiendo y que le gusta más otra persona. El resultado será que la relación se desgaste y se marchite.

Imagina que deseas atraer a alguien que sea muy seguro de si mismo. Un día estás en una fiesta y lo ves entrando allí perfecto, saludando a todos y exhalando seguridad y tu estás en un rincón sentada en el sofá con un cojín encima tapando tu cuerpo y mordiéndote las uñas. ¿Crees que lo podrás atraer? Yo creo que para atraer a una persona así debes estar en medio de la fiesta vestida de rojo sonriendo y hablando con todos sin miedo de mostrarte, SIENDO SEGURA DE TI MISMA.

Tener a la pareja perfecta es algo así como pedir un préstamo en un banco, el único modo de que te lo den es demostrando que no lo necesitas. El día en que te conviertas en aquello que deseas, ese día atraerás a esa persona. No tenemos poder de cambiar lo que está afuera, tenemos el poder de cambiarnos a nosotros mismos.

No tengas miedo, te juro que eres perfecto y maravilloso tal como eres. Dios te hizo ¿entiendes eso? Eres una creación divina HONRA ESO, brilla, muéstrate al mundo atrae lo que realmente es para ti.

Que todos encontremos nuestra pareja perfecta <3


Instagram: @UsuarioBlog

Twitter: @UsuarioBlogger

domingo, 7 de junio de 2015

¿Cuál es tu Cuento Favorito?

Según la reconocida doctora en psiquiatría Shinoda Bolen cuando a una persona se le pregunta cuál fue su cuento de hadas favorito inconscientemente suele elegir la historia que es una metáfora de su propia vida”.  Si esto es así… ¿Qué demonios quería decir que yo estuviera obsesionada con ser la Sirenita o que quisiera ser Mary Poppins al crecer? Comencé a preguntar a todos mis conocidos y en mis Redes Sociales cuál era su cuento de hadas favorito, y definitivamente mi generación estuvo marcada por las princesas de Disney, así que dirigí mi investigación en ese sentido y encontré cosas realmente interesantes.


En primer lugar ¿Por qué nos identificamos con éstos personajes? La respuesta es sencilla, porque están dentro de nosotros. Los hemos ido desarrollando a medida que crecemos para responder a las expectativas de los demás como el ser aceptados o hasta para protegernos y sobrevivir.

Así fuimos desarrollando personajes como el más exitoso, el sabelotodo, la divertida, el que no sabe decir que no, la recatada, el que la caía a todas las del salón o el gruñón inaccesible. Aunque esos mecanismos posiblemente se hayan quedado un poco obsoletos, en algún momento tuvieron un sentido.
Psicológicamente hablando este puede ser un breve vistazo de las princesas de Disney:

Blanca Nieves:
Es ecofeminista, cree que las mujeres por el solo hecho de serlo, tienen una conexión especial e íntima con la naturaleza. Puede comunicarse con los animales y ellos la ayudan a resolver problemas. Blanca Nieves es la más pasiva, dependiente y sumisa de todas las princesas. No hace nada para evitar su destino: Se salva de que que el cazador la mate  solo porque él decide no hacerlo por su cara bonita. No hace nada para enfrentarse a la bruja, son los enanos los que la defienden y es el príncipe quien con un beso rompe el conjuro.

Cenicienta:
Si bien asume el papel de víctima, no es tan sumisa ni tan pasiva como Blanca Nieves. No hace nada por liberarse del yugo de su madrastra y hermanastras, y ser independiente. Sin embargo es la más romántica y optimista de todas, sueña con un romance perfecto y cree que esperando lo mejor lo obtendrá, de hecho cuando el príncipe está en su casa probándo la zapatilla a sus hermanastras ella comienza a cantar y el príncipe al oírla es quien la libera. De la noche a la mañana pasa deser sirvienta a princesa solo porque tuvo la mejor actitud.

Aurora:
Es una niña feliz que canta y baila. Sus atributos más sobresalientes son su belleza y el dormir. Las acciones de Aurora no juegan absolutamente ningún papel en su futuro, que está completamente determinado por fuerzas externas. Sin embargo La Bella Durmiente es la primera película de princesas de Disney en cuestionar los matrimonios arreglados: el príncipe Felipe quiere casarse con quien ame, sea de sangre real o no.

La Sirenita:
Ariel es transgresora en varios aspectos:  Es la primera en elegir un marido que su padre desaprueba; primera en no hacer tareas domésticas; lo tiene todo bajo el mar para ser feliz pero ella quiere más y decide buscarlo activamente. Sus hermanas y amigos no comprendan porque querría ir a conocer ese mundo de los humanos. Pero aunque es curiosa, inteligente y aventurera, sigue siendo incapaz de vivir sin protección masculina.

Bella:
Puede ser la primera feminista de Disney.  Es ávida lectora, curiosa e independiente. No desea casarse, ni siquiera con Gastón, al que desprecia y todas las chicas del pueblo aman.. Es en este caso el príncipe (la Bestia) quien la necesita a ella para romper el hechizo y salvarse. Al ver a su padre en problemas es ella quién va a su rescate bajo la tormenta.

Jazmín:
Jazmín demuestra que su físico no lo es todo, muestra habilidades atléticas y además de Mulán es la única princesa en llevar pantalones en lugar de vestido. Es la primera en casarse con un hombre menor a su clase social, un vulgar ladrón a quien convierte en un verdadero príncipe.

La mesera y el sapo:
Tiana es la única que puede presumir de haber alcanzado su sueño –abrir su restaurante en Nueva Orléans– gracias a su propio trabajo. Igual que en el caso de Bella, el suyo no es un amor a primera vista y tiene en su poder el romper el hechizo.

Rapunzel:
Rapunzel es la primera en no necesitar de nadie para averiguar la verdad de su origen, enfrentar y liberarse de su malvada madre. Esta vez ningún animal la ayuda ni habla con ella. Demuestra inteligencia, creatividad y gran talento artístico. Es capaz de transformarse radicalemnte por amor. Pierde su identidad (su largo cabello) para poder salvar al príncipe.

También los personajes secundarios pueden decirnos mucho Podemos identificarnos con las hadas madrinas de la bella durmiente por ejemplo que son personajes que en sus películas proporcionan las risas a causa de su comportamiento y aspecto o que envidian la belleza y juventud de las heroínas como las madrastras de Cenicienta y Blanca Nieves, Maléfica y Úrsula. La lista de personajes muy larga.

Una vez que sabemos cuáles son nuestros personajes podemos entender muchas cosas, podemos hasta sentir que queremos cambiar o sentirnos atrapados con una identidad que ya no nos está funcionando.

Pero aquí está el truco: Nuestros personajes forman parte de nosotros, pero nosotros somos mucho más que nuestros personajes. Nuestros personajes no nos definen. Somos más grandes que eso. Dentro de nosotros habita alguien maravilloso, que no siempre conocemos.

Podemos dejar de ser la gordita simpática para que nos acepten o el enano gruñón para mantener alejados a quienes pueden hacernos daño. Si ser la víctima nos ha servido para atraer la atención de todos jamás vamos a saber qué se siente que todo te salga bien o tomar las riendas de nuestra vida si no salimos de ese personaje.

Atrevámonos a ser distintos, sorprendamos a quienes nos rodean pero sobretodo a nosotros mismos. Explora qué hay detrás de la apariencia de lo que muestras. Ten curiosidad por esa persona que de repente es capaz de dejar de controlar, de quejarse o de estar eternamente sonriente.

Brilla y muéstrale al mundo quién eres REALMENTE. Creo que valdrá la pena tener esa aventura.

¿Cuál es tu personaje favorito?