sábado, 27 de mayo de 2017

La vida profesional tras el duelo emocional

He estado viendo últimamente Grey´s Anathomy (sí, sí, ya sé que llegué 10 años después pero Netflix la puso en mi vida ahora…) en una de las escenas, Owen, el nuevo amor de Cristina, le reclama porque se siente desconectado de ella. Cristina le responde hablando como casi nunca lo hace: De su pasado, de su ex.

“(…) él me quitó algo. Me quitó pedacitos de mí misma, pedacitos tan pequeños a través del tiempo que ni siquiera me di cuenta. Él quería que fuera algo que yo no era. Un día era yo, Cristina Yan y de repente, me encontré a mí misma mintiendo por él, poniendo mi carrera en juego, aceptando casarme, usar un anillo y siendo una novia. Hasta que estaba ahí parada, en un vestido de novia sin cejas y ya no era Cristina Yang. Y aun así, me hubiera casado con él. Lo hubiera hecho. Me perdí a mi misma durante mucho tiempo, y ahora que soy nuevamente yo (…)”  Aquí la escena completa.


  Fue inevitable sentirme identificada, no se si lo saben pero soy Ingeniero de sonido. Desde los 18 años trabajé en la radio y en estudios de grabación. El rock era mi vida. Tuve una relación de un par de años con un músico y me perdí… lo hice grandiosamente. Llegó un punto en que ni yo, ni mis seres queridos me reconocían. Y eso afectó todos los planos de mi vida. Perdí piezas. En toda esa reestructuración mi entorno profesional se volvió tan tóxico que tuve que cambiarlo, necesitaba salir de allí, de cada cosa que me recordaba la existencia de mi ex. No quiero sonar débil porque no se trató de no querer afrontar el asunto, se trató de que mientras me reencontraba conmigo, necesitaba estar en un lugar físico y emocional más saludable. Dejé de frecuentar sitios, amistades, eventos y poco a poco mi vida fue cambiando y tomé más decisiones: Estudié comunicación social y luego me fui a Madrid a hacer un master cultural.


Ahora emigré a un nuevo país y trabajo con datos: Consumo cultural. No estoy en grandes conciertos ni festivales, no estoy en todo aquello que soñé ser cuando terminé la secundaria.

¿Qué pasa cuando un duelo emocional nos transforma tanto que hasta cambiamos nuestro rumbo profesional?


sábado, 4 de febrero de 2017

Por qué no quiero lanzar el bouquet en mi boda

   

    Creo que mis mayores discusiones en casa siempre fueron porque no me dejaban hacer las mismas cosas que a mi hermano:  “es que tú eres niña” esa frase lapidaria me hacía salirme de mis casillas cuando la usaban para no dejarme hacer algo,  pero a la vez me siento afortunada porque aún viniendo de una familia conservadora, religiosa y venezolana, siempre fui alentada por mis padres a cultivar mi inteligencia, talentos y sueños. Tuve la suerte de no ser como otras niñas de mi edad que eran alentadas a conseguir su principe azul para que le resolviera todos su problemas.

 Y aunque esta historia de príncipes y princesas pueda resultar antigua e incluso inocentona si sigue arraigada en nuestras conciencias puede traducirse en la forma en la que entendemos el amor y el compromiso.

    Ahora me siento empoderada, creo en el feminismo bien llevado, en las relaciones sanas y quiero formar una familia donde los roles de género no existan,. Además mi familia también evolucionó y ya no existen esas ideas tan rígidas sobre lo que supone que debe hacer o no una mujer.

  Hace un par de meses mi novio y yo decidimos casarnos y comenzamos con los preparativos de la boda... Y ¿qué ocurre cuando una es una mujer heterosexual, que se declara feminista, se quiere casar?

domingo, 28 de agosto de 2016

We are too young for this shit

Eran las casi las 4 de la mañana y mi teléfono sonó. Era ella. No saludó, a esa hora es mejor ir al grano. –¿Puedes venir a buscarme?. –¿Dónde estás?... Sí, ya voy para allá.

Salir a las 4 de la mañana en Caracas es un riesgo, puede ser una ciudad violenta y peligrosa. Pero tenía que hacerlo, ella necesitaba ayuda. La vi allí sola en la plaza, tenía puesta una falda blanca. Se veía tan vulnerable. Yo quería golpearla. Estaba tan molesta con ella… cómo podía ser tan bruta y exponerse de ese modo. Esa fue la gota que derramó el vaso.  Habíamos sido amigas durante casi 20 años. Habíamos pasado por taaaaanto. En algún punto todo se desvirtuó y se volvió tóxico, estábamos envueltas en un círculo autodestructivo. Ella me había traicionado y yo me vengué. Fingimos perdonarnos y allí estábamos en una relación casi surrealista hasta era incómodo estar juntas pero por alguna razón no dejábamos de vernos.


domingo, 31 de enero de 2016

¿Cuál es mi propósito de vida? Me gusta todo y nunca termino nada

He sido vegetariana, chelista, gimnasta, misionera, budista, rastafari, skater, buza, he expuesto pinturas y he escrito muchas líneas, soy ingeniero de sonido, comunicadora y tengo un MBA en cultura, he sido ejecutiva y he tenido el cabello teñido de rosado, trabajo desde hace 11 años y tuve que borrar algunos empleos en mi CV para que en recursos humanos no pensaran que yo era inestable. Se de finanzas y se de iluminación, se de estética y se de holística… y no tengo ni la más remota idea de cuál es mi propósito de vida…



A los 27 años tuve una crisis de identidad casi como si fuera adolescente… la idea de comprometerme con una sola cosa para dedicarme a ello toda la vida me causaba una ansiedad terrible. Porque la sensación de estar perdiéndome algo me angustiaba. Si la vida es un buffet maravilloso ¿porque tengo que conformarme con un pequeño platito y colocar solo una comida allí por el resto de mi vida?

domingo, 5 de julio de 2015

¿Quién eres realmente?

En este momento, yo debería estar casada, sí, debí haberme casado en la iglesia del colegio María Auxiliadora de Altamira y debí haber tenido una fiesta con hora loca, zanqueros y un video de al Agua Producciones. ¿Por qué? Porque soy mujer, porque tengo casi 30 años, porque ya me gradué del postgrado, porque soy de una familia muy cristiana y conservadora, mi novio es del Colegio San Ignacio, su hermano es cura, tiene 31 años, también tiene un postgrado y tiene un buen trabajo en otro país fuera de Venezuela… La historia de muchas de mis amigas, la historia de muchas mujeres caraqueñas contemporáneas a mí en fin.. la historia de mi timeline de Facebook.


Pero la verdad es que no estoy casada y aún no quiero. No me malinterpreten, quiero hacerlo eventualmente porque creo en la familia como institución, porque quiero tener hijos y quiero que crezcan en un hogar con esa estructura y con buenos valores cristianos y humanos. Pero quiero querer, quiero que mi novio quiera, quiero sentirme lista  quiero que sea a nuestro tiempo y a nuestro modo.

Darme cuenta de esto no fue fácil. Para nada, de hecho fue toda una crisis.
 photo tw_1.jpg  photo fb_1.jpg  photo ins_1.jpg  photo yt.jpg