domingo, 28 de agosto de 2016

We are too young for this shit

Eran las casi las 4 de la mañana y mi teléfono sonó. Era ella. No saludó, a esa hora es mejor ir al grano. –¿Puedes venir a buscarme?. –¿Dónde estás?... Sí, ya voy para allá.

Salir a las 4 de la mañana en Caracas es un riesgo, puede ser una ciudad violenta y peligrosa. Pero tenía que hacerlo, ella necesitaba ayuda. La vi allí sola en la plaza, tenía puesta una falda blanca. Se veía tan vulnerable. Yo quería golpearla. Estaba tan molesta con ella… cómo podía ser tan bruta y exponerse de ese modo. Esa fue la gota que derramó el vaso.  Habíamos sido amigas durante casi 20 años. Habíamos pasado por taaaaanto. En algún punto todo se desvirtuó y se volvió tóxico, estábamos envueltas en un círculo autodestructivo. Ella me había traicionado y yo me vengué. Fingimos perdonarnos y allí estábamos en una relación casi surrealista hasta era incómodo estar juntas pero por alguna razón no dejábamos de vernos.


domingo, 31 de enero de 2016

¿Cuál es mi propósito de vida? Me gusta todo y nunca termino nada

He sido vegetariana, chelista, gimnasta, misionera, budista, rastafari, skater, buza, he expuesto pinturas y he escrito muchas líneas, soy ingeniero de sonido, comunicadora y tengo un MBA en cultura, he sido ejecutiva y he tenido el cabello teñido de rosado, trabajo desde hace 11 años y tuve que borrar algunos empleos en mi CV para que en recursos humanos no pensaran que yo era inestable. Se de finanzas y se de iluminación, se de estética y se de holística… y no tengo ni la más remota idea de cuál es mi propósito de vida…



A los 27 años tuve una crisis de identidad casi como si fuera adolescente… la idea de comprometerme con una sola cosa para dedicarme a ello toda la vida me causaba una ansiedad terrible. Porque la sensación de estar perdiéndome algo me angustiaba. Si la vida es un buffet maravilloso ¿porque tengo que conformarme con un pequeño platito y colocar solo una comida allí por el resto de mi vida?

sábado, 1 de agosto de 2015

Frutas exóticas de Venezuela y el costo de un mango alrededor del mundo



“Eres tan tan tan… Caribeña”

Así me describió una vez una amiga suiza (cosa que me encantó).  Al llegar a Buenos Aires descubrí que a mi novio también le llamaban así. Y no es que tengamos algo de particular sino que simplemente lo que para nosotros es normal y damos por sentado para otras culturas puede llegar a ser exótico.

Exótico. Adjetivo
1.
[país, lugar] Que es lejano y muy distinto con respecto al que se toma como referencia, que suele ser el propio.
"ha viajado por países exóticos de Asia"
2.
Que procede de un país o cultura lejanos y desconocidos.
"productos exóticos; costumbres exóticas"

En algo que noté inmediatamente ese adjetivo fue en las frutas, haber crecido en el trópico es haberlo hecho en diversidad y prosperidad de frutas durante todo el año. Tomar jugos de todo tipo de frutas con mucha frecuencia (aquí puedes ver La ruta de los jugos de Caracas) y tener fruta económica y hasta gratis por su facilidad de cosecharse.

Así que hice una pequeña recopilación de Frutas venezolanas que son exóticas en otros países.

¿Cuáles has probado?

viernes, 10 de julio de 2015

The Shadow Campaign // Sun Dog



domingo, 5 de julio de 2015

¿Quién eres realmente?

En este momento, yo debería estar casada, sí, debí haberme casado en la iglesia del colegio María Auxiliadora de Altamira y debí haber tenido una fiesta con hora loca, zanqueros y un video de al Agua Producciones. ¿Por qué? Porque soy mujer, porque tengo casi 30 años, porque ya me gradué del postgrado, porque soy de una familia muy cristiana y conservadora, mi novio es del Colegio San Ignacio, su hermano es cura, tiene 31 años, también tiene un postgrado y tiene un buen trabajo en otro país fuera de Venezuela… La historia de muchas de mis amigas, la historia de muchas mujeres caraqueñas contemporáneas a mí en fin.. la historia de mi timeline de Facebook.


Pero la verdad es que no estoy casada y aún no quiero. No me malinterpreten, quiero hacerlo eventualmente porque creo en la familia como institución, porque quiero tener hijos y quiero que crezcan en un hogar con esa estructura y con buenos valores cristianos y humanos. Pero quiero querer, quiero que mi novio quiera, quiero sentirme lista  quiero que sea a nuestro tiempo y a nuestro modo.

Darme cuenta de esto no fue fácil. Para nada, de hecho fue toda una crisis.
 photo tw_1.jpg  photo fb_1.jpg  photo ins_1.jpg  photo yt.jpg