viernes, 18 de julio de 2014

26 Razones para quedarse en Venezuela

Un amigo del Facebook estaba un poco deprimido y animó a sus contactos a escribir sus razones para irse de Venezuela o para quedarse. La mayoría de las respuestas fueron de personas que se fueron. Decidí  ser la primera en escribir mis razones por las que me quedaría en el país. Las comparto con ustedes:



1.     Porque nací aquí y quiero ver con mis propios ojos cómo esto fue un simple capitulo oscuro y quiero ser parte del cambio y sentirme orgullosa de ello y contárselo a mis hijos así como los abuelos que vivieron las guerras, las dictaduras, cuentan cómo sobrevivieron.

2.     Los verdes que hay. El modo en que el la luz se ve en la naturaleza pareciera no haberlo en otro lado. (Río de Janeiro es bastante cercano pero aún así…)

3.     Las aguas tibias de las playas. Hay playas increíbles en otras partes del mundo pero en muchas se te comprimen los pulmones del frío que sientes al entrar.

4.     El clima. Puedes utilizar la misma ropa todo el año.

5.     Por el amazonas y los tepuys. La energía de esa tierra (la más estable del globo terráqueo en temas téctonicos) es increíble, rejuvenecedora y poderosa. Te conectas con la vida, con el origen, con todo.

6.     Por mi familia.

7.     Por la alegría y los chistes. Cualquier razón es motivo para comprar cerveza (que no tomo pero me gusta el sentimiento) y reunirse y celebrar. De todo sacamos un chiste, hasta de esta tragicomedia.

8.     La música! Hay música por todas partes desde música criolla hasta lo último que sonó en tomorrowland, porque cuando bailamos lo hacemos con todo el cuerpo, con el hígado, con los órganos, con el sentimiento de estar en eso.

9.     El modo en que permeabilizamos la autoridad, en Venezuela ocurre un fenómeno sociolingüístico que no he visto en ninguna parte del mundo que he visitado, Un adulto contemporáneo ejecutivo y enfluxado puede estar en un perrocalentero y decirle “compadrito, hermanito, marico, huevón (que no es despectivo)” al perrocalentero en cuestión y no hay una barrera social que les impida comunicarse. La cosa es reciproca. Las clases sociales pueden hablar igual, con los mismos modismos o “groserías” no se trata de irrespeto, se trata de esa cercanía con cualquiera. (ojo, no aprecio cuando un desconocido me dice mi amor o mi reina pero ese es el lado oscuro de esto)

10. El sabor de la comida del trópico.

11. El ganado se reproduce y es feliz en nuestras fincas.

12. Es incómodo ser inmigrante. No eres ni de aquella tierra por ser extranjero ni de Venezuela porque te fuiste.

13. La abundancia que se respira, me refiero a que para bien o para mal sin hacer ningún esfuerzo tendrás alimento, no hay que ahorrar para el invierno, los mangos caen de los árboles a tal punto que se pudren en el suelo.

14. La fertilidad de la tierra, una vez nació un árbol de mandarina en mi jardín sin querer, sólo porque lanzamos las semillas allí.

15. La permeabilidad de las clases sociales (si bien en los 50 era mucho más fácil) de un día a otro puedes ser multimillonario haciendo cosas legales. En muchas otras partes si eres clase media, lo serás por siempre, tendrás todo pero endeudado, nunca podrás escalar a otra posición social de un día para otro, es más, me atrevo a decir que la mayoría de los abuelos de mis amigos del Facebook no terminó siquiera la educación primaria y los nietos ya tienen 2 postgrados.

16. La Universidad es gratis o puedes costearte una carrera universitaria sin tener que ahorrar desde que naces.

17. Para los emprendedores este país resulta un lienzo en blanco porque o no hay nada o hay poco de algo. Lo que montes o vendas acá te va “a dar”. Quizá en otra parte hay mucha competencia o ya esta todo hecho y no hay un mercado sediento esperando por tu idea.

18. Lo joven de la sociedad, muchas bodas, familias nuevas, sueños, futuro –a pesar de todo-.

19. Por lo informales que somos, en la energía alta de esta razón, nos evitamos los rollos, el protocolo, la casa de tu amigo es como tu casa.

20. La capacidad creativa y de resolver de la sociedad venezolana (cuando se usa para el bien) he trabajado en otras culturas y a veces están tan encerrados o específicos en su rol que no pueden resolver o aprender rápidamente cómo se hace algo para efectivamente hacerlo. Quizá por evitar una demanda o quizá porque no tienen esa velocidad de pensamiento de nuestra sociedad. Cuando uno trabaja con las uñas y te dan de repente equipos te sientes en el paraíso y puedes comerte al mundo.

21. La naturalidad con la que acogemos a otras culturas, nos encanta un extranjero, nos adaptamos a él, para nosotros no es nada racista o xenófobo llamar a alguien, el portu, el españolete, el italiano, el negrito, el catire, el gringo... más bien es algo de cariño.

22. Los valores con los que fui formada y con los que espero formar a mis hijos, muchas veces veo los valores de otras sociedades y siento que les falta algo.

23. La naturalidad con las que nos abrimos y hacemos nuevas amistades, un desconocido pasa a ser un pana a 2 horas de conocerlo y tu compadre después de estudiar un semestre con él.

24. Nuestra idea del espacio personal, si bien no soy muy fan de que me invadan mi espacio, si es verdad que somos calurosos, que apenas te presentan ya te están dando un beso, que te abrazan de lado sin motivo… Por eso a los alemanes les encanta una venezolana.

25. Puedo sonreírle a un desconocido o a una compañera de trabajo solo porque sí. Me ha tocado dar explicaciones a hombres y mujeres Europeos que no estoy flirteando con ellos sólo porque les sonreí.

26. Porque creo que el que se queda aquí lo hace sinceramente y de corazón, porque a pesar de la “otra listota” de razones para irse, elige quedarse y echarle un camión para hacer que SI se pueda. Es un hermoso testimonio de fé, esperanza y luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 photo tw_1.jpg  photo fb_1.jpg  photo ins_1.jpg  photo yt.jpg