viernes, 18 de julio de 2014

Esta mañana no me sonó el despertador

Tuve una semana difícil, hubo cosas que no fluyeron tanto como desearía, me robaron el iphone y bueno… vivo en caracas. Hoy tenía un largo de 18k, pasé toda la semana esperando el domingo y no me sonó el despertador… Igual corrí por la cota mil y me lancé al yoga, pero creo que la frustración de no haber podido ir con mi grupo a correr se unió con las frustraciones que traía de la semana y básicamente me provocaba gritarle a algo o a alguien. Lo importante: Pude OBSERVAR mis emociones y desligarlas de otras cosas, simplemente la dejé pasar, no la juzgué y anuncié que estaba de mal humor por si alguien que me hablara creía que se trataba de algo personal. No es la primera vez que me roban pero sí es la primera vez que lidio mejor con la situación, no quiero decir que sentí amor y 100 días felices cuando pasó o cuando estoy tratando de encontrar otro teléfono y es más o menos igual de complicado que conseguir la piedra filosofal pero SI puedo decir que las otras veces he sentido odio, me he amargado por días, de mi boca han salido sapos y maleficios contra los malandros, en cambio esta vez pasé por todas las etapas del duelo, negación, ira, negociación, tristeza hasta que finalmente llegó la aceptación, Observé mis emociones, las dejé fluir y ya pasé la página. Ninguna de las 2 posturas va a devolverme el teléfono o la salud que perdí con ese rush de adrenalina pero si puedo decir que al aceptar puedo ser más feliz. No se trata de resignación, ACEPTAR es reconocer que lo que ha ocurrido, ha ocurrido. Cada cual hizo lo mejor que pudo, pero no pudo ser. Ya está, no hay que darle más vueltas, las cosas son así. Cuando aceptas una situación, SE ABREN nuevos caminos. Comienzas a entender lo que ocurrió. El dolor existe, pero nuestra REACCIÓN a él no es automática. RESIGNARSE es lamentar lo perdido. Desear que hubiese sido de otra manera. Esperar la revancha. Fantasear que las cosas cambien. Volver al comienzo. Resignarse porque no te queda otro camino te mantiene en el mismo camino, no ves las salidas.
En fin, cada segundo es una oportunidad para tener un nuevo comienzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 photo tw_1.jpg  photo fb_1.jpg  photo ins_1.jpg  photo yt.jpg