domingo, 17 de agosto de 2014

El Apego Afectivo y Todo lo que necesitamos es Amor (propio)

 

Sé que las cosas pasan cuando tienen que pasar y todo el vórtice de situaciones de la vida va construyendo poco a poco la persona que uno es hoy en día. Sin embargo, a veces me gusta mirar atrás para ver qué he aprendido y crecer… Si pudiera volver a mis 18 (o 25) años de edad, años de turbulencia de encontrarme yo y encontrar pareja, años de altibajos y despechos y pasiones volátiles, me gustaría darme un autoconsejo sobre trabajar  el APEGO AFECTIVO, creo que hubiese sufrido muchísimo menos y hubiese tenido un amor sano y feliz  porque el estar apegado a una relación disfuncional es estancarse, paralizarse y entregarse a no tener  éxito en el amor.

  Me hubiese dicho: “No importa qué tipo de vínculo tengas, si realmente quieres liberarte de esa persona o relación  que no te deja ser feliz, puedes hacerlo. NO ES IMPOSIBLE”. Pero hay que estar claro con ciertas cosas:

  1.  Hay una gran diferencia entre lo que ES y lo que te GUSTARÍA QUE FUERA.  Solemos autoengañarnos, idealizar, negar, minimizar, exagerar, justificar un montón de cosas que no son justificables. A veces es como si nos pusieran un velo en los ojos que no nos deja ver lo que REALMENTE ES. No interesa toda la evidencia disponible y nos cerramos ante los comentarios y consejos de nuestros seres queridos. El peligro de la frase “nadie es perfecto” si bien es cierto que nadie lo es, la verdad es que muchas veces nos negamos a ver problemas realmente graves y que afectarán el resto de la vida en pareja como la inestabilidad emocional, la falta de emprendimiento o de ambiciones en la vida, la dependencia emocional, el mal carácter, las adicciones entre un sinfín de cosas que tienden a empeorar con el paso de los años. El amor NO CAMBIA NI CURA A NADIE.
  2.  Cuando la persona que amamos nos quiere a medias, con limitaciones, dudas, nos queda un sabor agridulce de que si se quedan  junto a nosotros, hay que agradecer ese favor. Y si hay algo que tengo claro es que si alguien (incluyéndome a mí misma) necesita tiempo, espacio, psicoterapia y un chamán para determinar si quiere o no a su pareja ES QUE NO LA QUIERE. Porque el amor se nota, es inevitable sentirlo y demostrarlo. Y si uno QUIERE amar, no tiene dudas. Pedir constantes demostraciones de afecto o acciones es desgastante y terrible.
  3. EL QUE QUIERE ESTAR CONTIGO ESTA CONTIGO INCONDICIONALMENTE PUNTO. Frases como: “esa es su forma de amarme”, “Me quiere pero aún no lo sabe” “Tiene problemas emocionales que no le permiten amarme” “su X impedimento externo hace que no pueda estar conmigo”, todo eso tiende a ser autoengaño y la vida se encarga de demostrarlo, cuantas veces no ocurre que parejas que llevan años juntas al poco tiempo de terminar, el que supuestamente no estaba listo para comprometerse se casa con otra persona y es que es así, CUANDO SE QUIERE SE PUEDE,  sin forzarlo, sin grandes dramas. Cuando un amor es bonito, sano y libre la cosa sale natural y fluye.

   A veces es cuestión de cambiar un poco la perspectiva, si algo nos hace ruido sobre nuestra relación de pareja podemos pensar: Si a mi hija/amiga/hijo le hicieran constantemente esta cosa o lo trataran de este modo, ¿Qué me parecería? La respuesta puede ser muy reveladora.

 Lo más importante creo que es trabajar el amor propio, en la medida en que nos amamos así nos aman, nuestras relaciones son el reflejo de nosotros mismos, si somos ansiosos e inestables buscaremos parejas así, si somos deshonestos tendremos una relación llena de mentiras, si nos apreciamos poco estaremos rodeados de personas que nos demuestren lo poco que valemos, si tenemos miedo a no conseguir algo mejor nos quedaremos con la persona equivocada y nos cerraremos a la posibilidad de conocer a quien realmente nos aprecie y nos ame como debe ser. Merecemos ser felices y amores bonitos, si para ello tenemos que estar solteros, ¡maravilloso! Conozcámonos, aceptémonos y amémonos para así estar listos para dar y recibir amor de pareja sin apegos afectivos y EN LIBERTAD.

martes, 12 de agosto de 2014

Por qué los venezolanos nos tomamos selfies en los supermercados?





Mi relación como venezolana con los supermercados ha cambiado radicalmente en los últimos años. Siento que se han convertido en sitios con mucha carga emocional. En los de Venezuela hay que lidiar con escasez, largas filas, altos precios, hostilidad y algunas otras emociones negativas y cuando salimos al exterior al verlos llenos de una gran variedad de productos puedo pasar por todas las etapas del duelo: negación, ira, tristeza, negociación (un chiste al respecto, una selfie en los pasillos?) y tal vez ACEPTACIÓN...

 Estuve en otro país y apenas llegué sentía una ansiedad terrible por comprar TODO y "raspar el cupo" y sacar el efectivo y aprovechar Y... Y... Y... Me iba a dar algo... Esa sensación no me permitía disfrutar de la experiencia que había ido a vivir,. Esa zozobra y esa ansiedad no me permitía vivir el momento. Esa sensación sólo me mostraba un futuro que aún no había llegado y que imaginaba negro y terrible si no compraba toooooodo lo que podía...



Así que decidí detenerme, respirar, calmarme y comprar únicamente LO QUE NECESITO, porque resulta que esa ansiedad de comprar DESDE LA CARENCIA es de todo menos sana... Cuando uno piensa en escasez está asumiendo que nunca más se va a tener esas cosas, que nunca más se tendrán los recursos que se tienen hoy, que nunca más se tendrá la oportunidad de salir del país, que nunca pasará el caos que está viviendo Venezuela y definitivamente no pretendo anclar esa creencia en mi sistema porque SE que todo pasa y que estaré bien... Si me dejo llevar por esa energía de la escasez vienen las adicciones, comer compulsivamente, puedo convertirme en acumuladora y otras tragedias espirituales de las cuales es bien complicado salir...
Yo quiero ser feliz y no es fácil, es un TRABAJO CONSTANTE, no se trata de que ahora haré yoga en los pasillos de las tiendas o supermercados... Se trata de preguntarme antes de comprar algo si realmente lo necesito y hacerlo mío desde la TRANQUILIDAD y la PROSPERIDAD para poder DISFRUTARLO.


La aceptación no es conformarse con la situación del país. La aceptación es saber que hay cosas que están ahi, que son así y que no puedo cambiar y en base a eso saber cómo debo actuar...
Yo elijo creer que tendré siempre abundancia y luz en mi vida y que al igual que la historia sinuosa de América Latina, Venezuela cerrará este mal capítulo y tendremos muchas historias que contar a nuestros hijos...

Let It Go,
 photo tw_1.jpg  photo fb_1.jpg  photo ins_1.jpg  photo yt.jpg