domingo, 2 de noviembre de 2014

No consigo pareja ¿Es autosaboteo?




Mi papá es un ser maravilloso. Podría llenar cuartillas y cuartillas con todos sus dones y con el agradecimiento que siento de tenerlo en mi vida, sin embargo creo que de todos los regalos que me ha dado -después de mi propia vida claro- es amar bien a mi mamá. Eso, que parece tan simple, es tan profundo que si se analiza con detenimiento se encuentra mucha sabiduría y legados para las próximas generaciones de mi familia. Ese ejemplo de vida me ha hecho ser quién soy y me ha hecho recibir amor del modo en que lo hago y darlo del modo en que lo hago, eso me ha hecho sentir merecedora de las cosas que creo merecer. Sin embargo, como todo en la vida no se puede leer linealmente y no siempre 2 + 2 es 4. 
Yo admito hoy que he sido una mujer malquerida, también he estado con parejas que no me amaban, también he estado con el tipo perfecto pero que yo no amaba y he estado con los inconclusos, los momentáneos y los pasajeros… y no, no han sido muchos, de hecho soy bastante conservadora en cuánto a salir con alguien y no lo hago con cualquiera solo que con casi 30 años he tenido la fortuna de conocer a varias personas muy distintas entre sí que me han dado lecciones muy importantes pero aún en los momentos donde la relación y mi autoestima estaban por el suelo, yo sabía que algo no estaba bien. Y ¿qué tiene que ver todo esto con mi padre? MUCHO.
Desde que tengo uso de razón he escuchado siempre de mis abuelas y de alguna tía la siguiente frase:
“Hombres como tu papá no hay. Es demasiado bueno, siéntete bendecida” 
A simple vista puede sonar como un halago y la verdad es que siempre fue algo natural para mí, obvio que mi papá tampoco es un santo y obvio que tiene defectos pero sí, la verdad es que sin idealizarlo, es una muy buena persona. La cosa está en que esa frase se tatuó en mi subconsciente y se convirtió en una CREENCIA.
El mundo es lo que uno PERCIBE que es. Todos los estímulos que recibimos del mundo exterior pasan por nuestro SISTEMA DE CREENCIAS y después de ese FILTRO es que nosotros tenemos un juicio. Entonces TODO ES RELATIVO lo que es bueno para mí puede ser malo para otro porque tenemos SISTEMAS DE CREENCIAS distintos. 
Hasta ahora, no había estado nunca plena y satisfecha con mi vida amorosa, terapias, astrología, numerología, talleres, libros y pare usted de contar han pasado por mis manos buscando una respuesta, hasta que un día entendí muchas cosas y una de ellas fue trabajar con esa frase que me había acompañado desde la niñez: Si partimos desde el hecho de que hombres como mi papá no hay ¡es justamente ESO lo que voy a estar tratando de DEMOSTRARME siempre! Voy a buscar parejas que me DEMUESTREN siendo un desastre que mi papá es lo mejor del mundo. Y estaré “satisfecha” porque me diré a mí misma: “¿Viste? Hombres como tu papá no hay”. ¡Y eso no es cierto! Existen muchísimos hombres maravillosos y que son el paquete completo, pero es que los humanos hacemos eso para sobrevivir, alimentamos nuestro sistema de creencias para sentirnos en un lugar seguro, no importa si la creencia es saludable o no para nosotros. Por eso hay que identificarlas muy bien y estar conscientes. Estar despiertos. 
Así que frases como: “todos los hombres son infieles”, “las mujeres de ahora no quieren comprometerse”, “los hombres que valen la pena o están casados o son gays”, “yo no soy suficiente” son PELIGROSÍSIMAS para nosotros porque si son una creencia, nos encargaremos de buscar parejas que nos DEMUESTREN que estamos en lo cierto y nada más alejado de la realidad.
Así como ese descubrimiento DIRECTO de una creencia relacionada con mi padre y mi vida amorosa hice varios que quizá comparta más adelante. Pero hoy quise usar este ejemplo para ilustrar esta conclusión:
Los padres SIEMPRE hacen lo mejor que pueden, aunque estén ausentes, aunque sean inaccesibles emocionalmente, aunque sean maltratadores podemos tener la certeza de que como seres humanos están haciendo o hicieron lo mejor que pudieron con lo que tenían y con su sistema de creencias. Madurar es entender que nuestra vida es producto de NUESTRAS decisiones y no culpa de nuestros padres. Madurar es entender que yo tengo que amarme para poder amar y recibir amor. Madurar es entender que aunque papá sea ese lugar seguro, ese proveedor material y emocional, yo debo cortar el cordón umbilical y por mis propios medios abrirme al amor y darle la oportunidad a otra persona para que entre a mi vida bien, para que me ame a su modo y para encontrar juntos un amor sano, un amor bonito. Madurar es darme la confianza a mí misma de que voy a saber elegir un hombre maravilloso que me va a amar bien y a quiénes mis hijas le agradecerán lo que hoy agradezco yo. Madurar es tener la certeza de que a mi modo las cosas también van a estar bien. Madurar es honrar a papá y a mamá por lo que hicieron porque fue perfecto y aceptar y respetar mi modo de hacer las cosas también.
Madurar es amar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 photo tw_1.jpg  photo fb_1.jpg  photo ins_1.jpg  photo yt.jpg